¿Publicidad de dudosa utilidad? No, gracias.

Recientemente he recibido varias propuestas de agencias de posicionamiento Web. Son agencias que ofrecen a sus clientes aparecer en los primeros puestos de Google, sea cual sea su producto. La oferta consistía en que yo les cedo un espacio, ellos publican un “artículo” para que aparezca entre los míos, en plan publi-reportaje, hablando maravillas de sus productos, me pagan, y listo.

Otra me ofrecía colocar un iframe (un marco en el que ellos gestionan el contenido como les plazca) con temas de apuestas on-line… Pues ahora debería de oirse el sonido típico ese de tocadiscos frenando en seco, en plan… “espera un momento, guapetón”. Les he dicho “no”.

Unos eran de una conocida tienda de gadgets china que vende a todo el mundo. Lo que buscaban era publicitar sus productos chinos, pero no me refiero a los típicos europeos o estadounidenses, ya que hoy dia casi todo se fabrica alli (los iPhones también). Me refiero a productos chinos, diseñados y fabricados alli por marcas chinas.

Productos que en muchas ocasiones (no me gusta generalizar, pero lo cierto es que son bastantes) son de baja o muy baja calidad. Productos fabricados, más que trabajadores, por esclavos que trabajan en condiciones deplorables y cobran un sueldo ridículo. Productos que no cumplen ninguna normativa ambiental, y cuyos desechos (aceites y grasas industriales, etc…) se tiran alegremente al rio o al descampado de al lado, sin más. Productos que llevan la pegatina CE (esa que exige la CE en garantía de que el fabricante cumple con las políticas laborales y medioambientales) como una pegatina más…

Productos que, en definitiva, pretenden venderse aquí haciendo una competencia totalmente desleal con los productos de aqui y con los derechos de los trabajadores y la ética de preservación del medio ambiente. Productos que, en definitiva, acaban provocando (aqui, no alli) despidos, más paro y multitud de problemas, amparados -eso sí- por un régimen en el poder que juega sucio a dos bandas.

Seguramente alguno pensará que debo de estar atontao. Pues yo no lo creo, y -repito- les he dicho que no. Simplemente por principios. Porque no me gusta ese tipo de juego ni esa cara de la globalización. Ya sé que evidentemente voy a dejar de ingresar un dinerillo que me iba a venir bien. Poca cosa, todo sea dicho, pero nunca viene mal. Especialmente cuando uno es autónomo, su pareja también, y tiene dos hijos pequeños, con todos los gastos que ello conlleva (y que solo cuando uno es padre lo sabe bien).

Me entristece pensar que no servirá de mucho porque, evidentemente, irán a otro y les dirá que sí, con lo cual habrán conseguido lo que buscaban.

Mi web tiene muy poca publicidad; el 90% del coste lo pago yo de mi bolsillo, porque me apetece y porque me ayuda en mi trabajo. Evidentemente la publicidad es bienvenida y ayuda a pagar los gastos, pero tiene que cumplir unos mínimos. Ahora mismo los anuncios de Google y el banner de Gestiondecolor.es son practicamente todo lo que hay. Y los de Google no me acaban de convencer del todo por lo poco que se gana.

Ya van tres con este a los que les digo “no”. Sencilla y rotundamente. Porque no quiero contribuir a una mayor degradación de la dignidad del trabajo y a la mala salud del planeta. Si quieren anunciarse en mi web, en primer lugar que sea con productos relacionados con la fotografía, y en segundo lugar, que cumplan unos mínimos de responsabilidad civil y ambiental.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] al leer este artículo en el blog de mi amigo Hugo Rodriguez: “Publicidad de dudosa utilidad, no gracias”, me he sentido totalmente identificado. Yo también he recibido bastantes correos con ofertas de […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.
Add Comment Register



Deja un comentario