Crónica de Formentera Fotográfica 2015

Es martes y ya estoy de vuelta al trabajo diario, pero va a ser difícil olvidar lo vivido este pasado fin de semana, ya que he tenido el privilegio de participar en el certamen Formentera Fotográfica 2015. Si viajar hasta esa preciosa isla ya es algo para recordar, estar acompañado junto a grandes de la talla de Tino Soriano o Emilio Morenatti es para marcar en el calendario.

La llegada se hace en avión hasta Ibiza, y ya desde el puerto se coge un ferry que en sólo media hora te deja en Formentera. Una vez pones un pie en tierra, notas enseguida que las prisas y el estrés de la gran ciudad es mejor dejarlas en el avión, porque aquí todo es paz y tranquilidad. El ritmo al que transcurren las cosas es mucho más pausado y se nota en la (poca) gente paseando por la calle.

Formentera fotografica 2015 01

Mi buen amigo Tino vino a recogerme y me llevó hasta el precioso hotelito donde nos íbamos a alojar.

Formentera fotografica 2015 02

Una vez dejé la maleta, nos fuimos hasta la sala de cultura de San Francisco Javier, lugar escogido para celebrar el certamen.

Formentera fotografica 2015 04

Había bastantes inscritos y pudimos disfrutar de conferencias tremendamente interesantes en un lugar muy apropiado y con un toque íntimo.

Formentera fotografica 2015 03

Como suele pasar en estos certámenes, el proyector siempre acaba dando algún problema, a lo que me suele tocar ir allá a trastear un poco con él para intentar domarlo, cosa que afortunadamente suelo conseguir ;-). Aunque en esta ocasión, el portátil de tino Soriano parecía no estar de humor ese día y no hubo forma de conseguir mostrar su presentación en el proyector, con lo que hubo que buscar a la carrera una alternativa…

En las comidas tuvimos ocasión de charlar de diversos temas, aunque casi siempre con el denominador común que el lector se puede imaginar: la fotografía. Eso si, desde todos los ángulos, con una comida exquisita y en un entorno excepcional.

Formentera fotografica 2015 08

Por la noche fuimos a tomar la conocida “pomada” de la isla (un gin tonic con limón) y seguidamente a cenar, para coger energías porque por la noche decidí unirme al grupo del taller de foto nocturna con Mario Rubio.

Formentera fotografica 2015 05

Recuerdo haber hecho alguna vez alguna foto nocturna hace años, y creo que incluso he probado a pintar con luz, pero la verdad es que no me había atraído tanto. Pero reconozco que con Mario Rubio, aparte de aprender algunos trucos interesantes, me lo he pasado muy bien experimentando a hacer panorámicas nocturnas mezcladas y Light painting (ya sabes que hoy día no se estila eso de “pintar con luz”; si no haces light painting es que eres un ceporro).

Arbol light paint 03

_HRA6169

El plato fuerte llegó (en mi opinión) el domingo, con las conferencias de Emilio y Tino. Me impactó especialmente la de Emilio, ya que no conocía su obra y, sinceramente, ver tanta belleza y crudeza al mismo tiempo en cada una de sus fotos me estremeció. Creo que incluso se me saltó alguna lágrima. Me quedé un rato pensando en si puede ser capaz de vivir con todas esas experiencias y recuerdos en la cabeza, y si no le atormentan cada noche…

Le pregunté directamente sobre eso y me respondió tranquilamente con un “Noo, se olvida!” con una sonrisa en la boca, lo que demuestra que Emilio es un tipo que tiene una gran salud mental incluso después de haber visto lo peor del ser humano tan cerca y en tantas ocasiones.

Formentera fotografica 2015 06

Para terminar el certamen nos llevaron a comer a un restaurante espectacular, a pie de playa, donde pudimos charlar largo y tendido, para luego dispersarnos cada uno por su lado.

Formentera fotografica 2015 07

Algunos se fueron a la playa y otros, a la playa a hacer fotos. Francesc y Marina (organizadores del evento) me llevaron a ver la zona norte de la isla, un lugar realmente bonito y tranquilo, donde Marina me sacó esta foto:

Formentera fotografica 2015 09

Seguidamente me acercaron hasta la famosa Savina, un árbol doblado por la fuerza de la tramuntana realmente interesante, sobre todo a nivel fotográfico. Me estuve un rato dando vueltas por el lugar y tomando algunas panorámicas, pero rápidamente me di cuenta que con la luz de media tarde todavía no le podía sacar todo el provecho, así que empecé a buscar la forma de organizarme para poder ir por la noche y tomar una panorámica con algo de light painting. Finalmente, con algo de ayuda puede conseguir lo que buscaba durante casi dos horas de disparo. Una vez aquí, he necesitado unas tres horas para montar y procesar la imagen final que puedes ver como portada de esta entrada.

Aunque a primera vista no lo parezca, esta foto es una panorámica de un ángulo amplísimo, tomada justo desde debajo de la rama en primer plano (la azul). Se compone de unas 30 fotos. Todas ellas fueron disparadas a las 12 de noche y para iluminar no utilicé linternas de LED ni artilugios raros… básicamente porque no iba nada preparado. Utilicé mi móvil y una vieja aplicación que tengo en él ;-)
Para montarla he necesitado unas 3h, pero no para ensamblar la pano, sino para fusionar las tomas principales (con luz de luna) y las pintadas, que preferí tomar aparte para poder fusionar al gusto. No lleva retoque de color; todo es natural y obtenido en la toma.

Si quieres ver el lugar en todo su esplendor panorámico, no te pierdas esto (mejor míralo a pantalla completa).

Pano Arbol Savina nocturna Ilum Polar C sRGB

Sugerencia: prueba la proyección Little Planet a traves del menú con clic derecho…

Y aqui, la versión Little Planet de la misma:

Pano Arbol Savina nocturna Ilum Polar D sRGB

Si quieres aprender a hacer panorámicas como estas, no lo dudes, inscríbete al curso que imparto en la escuela Lens de Madrid, y al newsletter para estar al tanto de los próximos cursos. Y si te corre mucha prisa, puedes contactarme y buscamos la forma de hacer un curso en petit-comitee o unas clases particulares…

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.
Add Comment Register



Deja un comentario